Beneficios para el cultivo

Como herbicida de amplio espectro, efectivo contra diversas malas hierbas, el glufosinato de amonio permite la producción saludable de más de 100 cultivos, entre los que se incluyen frutas y frutos secos, colza, soja y algodón. Esto ha fomentado la disponibilidad de alimentos (y otros productos) de mayor calidad y más asequibles. Los agricultores también confían en el herbicida a la hora de tratar a los árboles jóvenes, ya que al ser un herbicida de contacto es posible controlar las malas hierbas que los rodean, sin dañar al árbol en sí.

Además, los cultivos LibertyLink como colza, maíz y soja –modificados genéticamente– son resistentes al glufosinato de amonio. Por lo tanto, los agricultores pueden aplicar este herbicida en el cultivo para un control no selectivo y posterior a la aparición de las malas hierbas, hasta diez semanas antes de la cosecha y antes de que esas malas hierbas pongan en peligro el rendimiento del cultivo.

El maíz es uno de los principales cultivos de exportación de diversos países, desde Norteamérica hasta Sudamérica. Dada su versatilidad de uso en todo el mundo para el alimento de personas y animales, el maíz desempeña un papel crucial en la seguridad alimentaria global. Además, es una contribución significativa como fuente alternativa de combustible en muchos países de todo el mundo.

Las malas hierbas compiten fuertemente con el maíz en las primeras etapas de crecimiento de este. Suponen una gran amenaza para los campos que no se irrigan previamente o en lugares en los que el terreno es difícil de secar. Las malas hierbas pueden dar cobijo a insectos destructivos, lo que puede reducir significativamente la calidad del producto para ensilado, eleva el contenido de humedad del grano y proporciona el ambiente adecuado para que se infesten los posteriores cultivos. Es vital, por lo tanto, proteger el maíz de malas hierbas, plagas y enfermedades, con el fin de evitar grandes pérdidas en la producción y en la calidad del grano.

El uso de herbicidas de amplio espectro, en conjunción con el uso de variedades modificadas genéticamente para tolerar a los herbicidas (TH), ofrece la forma más eficaz de control de las malas hierbas. Los únicos herbicidas de amplio espectro que se pueden utilizar actualmente con los cultivos de maíz TH son el glufosinato de amonio y el glifosato. Hasta hace poco solo existía el maíz con tolerancia al glifosato. En el pasado, la rotación insuficiente de los mecanismos de acción de los herbicidas dio como resultado que muchas de las malas hierbas que crecían en zonas de cultivo de maíz ya no respondieran al tratamiento con glifosato. Por lo tanto, los agricultores cada vez son más conscientes de la necesidad de alternar el glifosato con el glufosinato de amonio para aliviar la aparición de resistencia en las malas hierbas.

Corn field
Maizal

¿Sabía que...?

Maíz
En el año 2012, las importaciones de maíz en la UE fueron las segundas más altas de la historia después de que una persistente sequía afectara a los cultivos. Se calcula que las importaciones procedentes de los EE. UU. estuvieron en torno a los 11 millones de toneladas.1
  • El erígero del Canadá (Coryza canadiensis) es una mala hierba extremadamente competitiva presente en los maizales. Puede absorber muchos más nutrientes –como boro, cobre, magnesio, zinc y calcio– que las hojas del maíz.2
1 | Whitney McFerron, European Corn Imports Seen Expanding to Second-Highest on Record, 4 December 2012, http://www.bloomberg.com/news/2012-12-04/european-corn-imports-seen-expanding-to-second-highest-on-record.html
2 | PennState Extension. Common Ragweed. http://extension.psu.edu/pests/weeds/weed-id/common-ragweed
FSANZ: El maíz tolerante al GA es seguro

El FSANZ (Food Standards Australia and New Zealand) completó su evaluación de seguridad de un tipo de maíz modificado genéticamente que es tolerante al GA y está protegido frente a algunas plagas comunes del maíz. Las autoridades no encontraron riesgos potenciales para la salud o la seguridad públicas y llegaron a la conclusión de que los alimentos obtenidos a partir de este tipo de maíz son tan seguros para el consumo humano como los alimentos obtenidos a partir de cultivares convencionales de maíz. Ahora, el FSANZ ha pedido que se presente la documentación necesaria para permitir que se obtengan alimentos a partir del nuevo tipo de maíz.

» más

Conozca los cultivos LibertyLink

Preguntas más frecuentes» más

¿Quedan restos de glufosinato de amonio en los alimentos?

Los restos de glufosinato de amonio que puedan quedar en los cultivos y que un ser humano puede ingerir directamente o indirectamente –como resultado de consumir carne y leche de animales que se han alimentado de esos cultivos– están limitados a niveles más estrictos que los umbrales definidos para la seguridad toxicológica.

¿Tiene preguntas?

Copyright © Bayer AG