Beneficios sobre el terreno

La característica composición química del glufosinato de amonio permite un aumento sustancial en los rendimientos y ofrece significativas ventajas . En comparación con otros herbicidas, controla la maleza sin afectar al sistema radicular de los cultivos protegidos. Sus propiedades de amplio espectro para el control de las malas hierbas reducen la necesidad de labrar el terreno y de utilizar varias aplicaciones de herbicidas selectivos. Esto minimiza la erosión de la capa superior del terreno y ayuda a reducir los costes asociados con la mano de obra para tareas mecánicas y el combustible. El glufosinato de amonio ayuda a conservar el agua y la biodiversidad en la explotación agrícola.

Minimizar los potenciales riesgos y maximizar la productividad

Necesitamos salvaguardar la diversidad de especies y ecosistemas, así como la diversidad genética.

El glufosinato de amonio no llevará a la pérdida de la biodiversidad, siempre que los agricultores utilicen un enfoque equilibrado para el control de plagas, basado en una combinación de diversas prácticas de cultivo, en la rotación de cultivos y en el uso de productos fitosanitarios. Seguir las instrucciones de uso y aplicar buenas prácticas agrícolas ayuda a los agricultores a proteger a los insectos útiles, a los polinizadores y a los pájaros presentes en sus tierras. El uso de tecnologías de aplicación específicas –como boquillas antideriva y protectores de pulverización– permite aplicar el producto sobre el terreno de forma responsable.

El glufosinato de amonio controla de forma efectiva las malas hierbas que hay alrededor de los cultivos y ayuda a los agricultores a producir cosechas mejores y más abundantes. Si los agricultores consiguen mejorar el rendimiento por hectárea y maximizar así la productividad, no habrá necesidad de convertir una tierra valiosa y rica en biodiversidad en terreno dedicado a la explotación agrícola.

¿Sabía que...?

  • Según un reciente estudio realizado en Francia, sin el uso de herbicidas, los márgenes netos agrícolas descenderían hasta en un 40 %, ya que haría falta utilizar un mayor número de tratamientos, más horas de trabajo, mayor coste de mano de obra y más equipos.1
  • El 80 % de los agricultores alemanes espera un impacto económico negativo o muy negativo si se pierde la posibilidad de utilizar glufosinato de amonio. El 50 % no tiene otra opción para controlar a los retoños.
Hectáreas de tierra cultivable per cápita
La tierra de cultivo es limitada y es difícil ampliarla. En el año 1950, había 0,52 hectáreas de tierra cultivable per cápita, mientras que en el 2010 la cifra se redujo a 0,20.
1 | Synthesis: the impacts of Basta F1’s ban for three crop production systems in France?, Solucom, 2011.
FSANZ: El maíz tolerante al GA es seguro

El FSANZ (Food Standards Australia and New Zealand) completó su evaluación de seguridad de un tipo de maíz modificado genéticamente que es tolerante al GA y está protegido frente a algunas plagas comunes del maíz. Las autoridades no encontraron riesgos potenciales para la salud o la seguridad públicas y llegaron a la conclusión de que los alimentos obtenidos a partir de este tipo de maíz son tan seguros para el consumo humano como los alimentos obtenidos a partir de cultivares convencionales de maíz. Ahora, el FSANZ ha pedido que se presente la documentación necesaria para permitir que se obtengan alimentos a partir del nuevo tipo de maíz.

» más

Conozca los cultivos LibertyLink

Preguntas más frecuentes» más

¿Qué alternativas al glufosinato de amonio tiene el agricultor?

Los tratamientos químicos alternativos al GA podrían dañar el cultivo, ya que a menudo afectan a toda la planta, en vez de afectar solo a la parte de la planta con la que entran en contacto. Asimismo, tienden a tener un menor espectro de control.

¿Tiene preguntas?

Copyright © Bayer AG