Seguro para el medio ambiente

La seguridad del glufosinato de amonio sobre el medio ambiente se ha probado rigurosamente. Según la investigación realizada, el uso del herbicida es seguro, siempre que se sigan las instrucciones de la etiqueta. No tiene una actividad significativa en el sustrato y rápidamente se degrada por la acción de los microorganismos, con lo que el riesgo de contaminación del agua es muy improbable. Existen varias iniciativas sobre tutela de productos en las que se imparten a los agricultores instrucciones sobre cómo minimizar su potencial impacto sobre el medio ambiente, aplicando unas buenas prácticas agrícolas.

Un enfoque equilibrado

Glufosinate-ammonium rapidly degrades in soil
El glufosinato de amonio se degrada rápidamente en el sustrato

Como herbicida no selectivo, el glufosinato de amonio controla con efectividad una gran variedad de malas hierbas, sin necesidad de remover el sustrato. Evitar la labranza del terreno resulta esencial para la fertilidad del sustrato, ya que protege a los nutrientes esenciales. Asimismo, reduce la necesidad de mano de obra, el uso del tractor y el impacto sobre el terreno, por lo que resulta más eficiente para aprovechar los recursos, en lo que se refiere al consumo de energía, ya que se usa menos maquinaria y se consigue reducir las emisiones de dióxido de carbono.

Dado que el glufosinato de amonio se degrada rápidamente una vez en contacto con el sustrato, es muy improbable que llegue a contaminar el agua subterránea. Otras medidas preventivas, como aclarar bien el equipo aplicador, lejos de arroyos, pozos o cursos de agua, contribuye aún más a garantizar que ningún residuo llegue al agua subterránea. Asimismo, se aconseja a los agricultores sobre la mejor forma de aplicar los productos que contienen glufosinato de amonio. Se tienen en cuenta las condiciones variables de cada explotación agrícola (como la cantidad de lluvia y el tipo de sustrato) y se les informa de las mejores prácticas específicas para la aplicación del herbicida.

Por ejemplo, a los agricultores se les aconseja que apliquen el herbicida cuando el viento tenga una velocidad inferior a 4 metros por segundo. Además, el uso de un equipamiento especializado reduce la deriva durante el pulverizado.

La biodiversidad se conserva si el agricultor aplica un enfoque equilibrado para el control de plagas. Una correcta aplicación del producto y la implementación de unas buenas prácticas agrícolas ayudan al agricultor a proteger a los insectos útiles, a los polinizadores, a los pájaros y a toda la biodiversidad de sus tierras. Cuando se utiliza según las instrucciones de la etiqueta, el glufosinato de amonio no supone ningún riesgo inaceptable para el medio ambiente o las plantas que no se desea eliminar.

Seguro para los mamíferos

Según las conclusiones de numerosos estudios sobre el glufosinato de amonio, los efectos adversos en animales en condiciones de vida real son extremadamente improbables. En las plantaciones de frutales, por ejemplo, los agricultores aplican glufosinato de amonio a la franja de la vegetación que crece debajo de los árboles, y no sobre todo el campo. Después del tratamiento, los mamíferos instintivamente se alejan de las zonas tratadas, a medida que las malas hierbas empiezan a debilitarse.

Los estudios que examinan la toxicidad en la dieta según las condiciones sobre el terreno muestran un riesgo significativamente más reducido para los mamíferos en comparación a los estudios de laboratorio basados en condiciones y dosis poco realistas.

En una evaluación del glufosinato de amonio, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) siguió un enfoque muy conservador respecto a la evaluación de riesgos, utilizando para ello el escenario más desfavorable posible y bajo condiciones no realistas. Por ejemplo, la EFSA asumió que los animales se alimentan exclusivamente y de forma continuada de las malas hierbas tratadas y debilitadas. Además, los valores de exposición utilizados por la EFSA estaban por encima de las dosis recientemente recomendadas y, por lo tanto, no cumplían las condiciones correctas de uso del producto. Lo que es más, no se tuvieron en cuenta las medidas de prevención, como un tratamiento a lo largo de una franja o la conducta de los mamíferos en los campos.

Desde entonces, varias autoridades nacionales de países de la Unión Europea han analizado los datos sobre el glufosinato de amonio y han llegado a la conclusión de que el riesgo agudo y para la reproducción de mamíferos es bajo o aceptable, si se tienen en cuenta el tratamiento en franja y las preferencias alimentarias de los mamíferos.

¿Sabía que...?

  • Una actividad nula o reducida de labranza mejora el contenido en materia orgánica de la capa superficial del sustrato1 y puede reducir la erosión del terreno hasta en un 90 %, si se compara con terrenos en los que se practica una labranza intensiva.2
+ 500% áreas bajo estrés hídrico and +800% áreas con grave escasez de agua
Se espera que el porcentaje de población que se enfrentará en el 2050 al estrés hídrico aumentará en un 500 %, y que el número de personas que se enfrentarán a la falta absoluta de agua aumentará en un 800 %.3
  • Reducir la erosión del suelo mediante prácticas de labranza conservadoras resulta esencial para que la tierra sea menos propensa a resecarse.
1 | Madejóna, E., Morenoa, F., Murilloa, J.M., Pelegrínb, F. (2007). Soil biochemical response to long-term conservation tillage under semi-arid Mediterranean conditions. Soil and Tillage Research 94: 2. pp. 346–352. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0167198706001954
2 | Conservation Technology Information Center (CTIC). Top 10 Conservation Tillage Benefits. http://www.ctic.purdue.edu/resourcedisplay/293/
3 | Farming First. Water. http://www.farmingfirst.org/portal/water/
FSANZ: El maíz tolerante al GA es seguro

El FSANZ (Food Standards Australia and New Zealand) completó su evaluación de seguridad de un tipo de maíz modificado genéticamente que es tolerante al GA y está protegido frente a algunas plagas comunes del maíz. Las autoridades no encontraron riesgos potenciales para la salud o la seguridad públicas y llegaron a la conclusión de que los alimentos obtenidos a partir de este tipo de maíz son tan seguros para el consumo humano como los alimentos obtenidos a partir de cultivares convencionales de maíz. Ahora, el FSANZ ha pedido que se presente la documentación necesaria para permitir que se obtengan alimentos a partir del nuevo tipo de maíz.

» más

Sistema de transferencia cerrada easyFlow

Preguntas más frecuentes» más

¿Es tóxico el glufosinato de amonio? En caso afirmativo, ¿es seguro utilizarlo?

En la UE, el glufosinato de amonio se clasifica como potencialmente tóxico para la reproducción humana, según estudios en laboratorio (por ejemplo, en ratas) a dosis que son imposibles de reproducir en unas condiciones de uso reales y responsables. El glufosinato de amonio no está clasificado como carcinógeno ni como disruptor endocrino.

Copyright © Bayer AG